Saltar al contenido
Turbantes.online

Historia y significado de los turbantes

Significado de los Turbantes y su Historia

El Turbante, una prenda con Historia

El turbante ha logrado mantenerse a lo largo de los siglos como símbolo eficaz para identificar mejor las creencias y la cultura de cualquier persona, convirtiéndose así en una parte fundamental de diversas culturas.

El ser humano siempre se ha cubierto la cabeza para protegerla del sol. Fueron las mujeres las primeras en usar telas diversas, convirtiendo este complemento en parte de su vestuario. El turbante se usaba ya por las egipcias, tal y como confirman diversos hallazgos arqueológicos.

Su uso se generalizó en Oriente Medio, la India y África con el paso de los siglos. Dependiendo de cada cultura, el turbante adquiere un significado totalmente distinto.

En Egipto

En Egipto era sinónimo de divinidad y respeto. La religión cristiana convirtió el turbante en una toca para las monjas y en mitra para los obispos. En la religión musulmana, el turbante fue usado básicamente por los hombres, las mujeres usan el hijab para evitar que el sol y la arena del desierto les afectasen.

Su uso tiene un significado espiritual. Si es de color negro, indica que esa persona es descendiente de Mahoma. Si es de color blanco, representa a alguien de cierto poder adquisitivo. El color azul tiene conexión directa con el agua, sinónimo de riqueza en algunos países musulmanes. En la actualidad, especialmente en el Golfo Pérsico, el turbante se ha convertido en chalina (blanca o roja).

En la India

En la India, el tamaño y el color marcan la clase social e incluso el trabajo del hombre que lo lleva. A mayor elegancia, mayor poder adquisitivo. Los rastafaris usan los turbantes como en Etiopía, pero influye el tamaño del pelo que envuelve. Cuanto más largo, más experiencia tiene esa persona y más sabiduría.

En África

En África, la mujer los usa para protegerse de los espíritus y como complemento perfecto a su ropa de trabajo. Las esclavas los usaban para esconder semillas y poder sobrevivir con mayor facilidad. Además, el turbante de trabajo se caracteriza por ser una base más estable para las cestas y los cántaros que transportan sobre su cabeza. La religión les obliga a usarlo para evitar que los espíritus entren en su cabeza.

En Palestina, Israel y Líbano

En Palestina, Israel y el Líbano denominan shemagh pañuelo que usan. Su característico estampado puede ser rojo o negro, dependiendo del país. Representa una red de pescadores, los primeros portadores de este tipo de turbante junto a los beduinos. Se ata a la cabeza por un cordón denominado agal.

En la primera rebelión palestina, el ejército británico identificaba fácilmente a los rebeldes gracias a su turbante. El gobierno no tardó en imponer este turbante para toda la población, logrando así igualar a la sociedad en lo visual.

Este pañuelo logró convertirse en una prenda de alta costura como apoyo al conflicto entre Palestina e Israel. Las mejores marcas lo incluyeron en su catálogo, logrando que la lucha de Yaser Arafat contra Israel adquiriese mayor repercusión a nivel internacional.

Os mostamos un video a continuación en donde podéis ver cómo se coloca uno el SHEMAGH.

Formas de Colocarse el SHEMAGH

En Argelia y Yemen

En Argelia y Yemen, el turbante masculino también cubre su rostro en su totalidad. En el continente africano, cada turbante tiene un significado específico que permite conocer la ascendencia, profesión y características de su portador.

El hiyab y el burka son dos variantes musulmanas destinadas a cubrir, respectivamente, el pelo y el cuerpo de la mujer. El uso del primero es el mismo que el de las tocas de las monjas cristianas: cubrir el pelo por considerarlo el mayor atractivo de la mujer.

Considerar que el turbante es una prenda exclusiva de los musulmanes es un error bastante extendido. Su uso está cada vez más generalizado. El paso del tiempo ha ido eliminando las connotaciones arriba indicadas para convertirlo en un complemento de moda.